Seguridad de la información con el teletrabajo: Cómo conseguir que no se pierda ningún documento

Cada vez más empresas se unen a la opción del teletrabajo como medida para ahorrar dinero y mantener a sus plantillas más contentas e implicadas y, como consecuencia, más productivas.

Ya sea de forma total o parcialmente, las organizaciones encuentran en esta modalidad de trabajo la posibilidad de ahorrar miles de euros al año gracias a la reducción de los espacios físicos de trabajo, la disminución en materiales y equipos, gasto en electricidad…

Beneficios que también tienen contrapartidas.

  • Por un lado la faceta humana, que supone no poder controlar en persona si los empleados están o no trabajando, fácilmente solucionable con softwares de medición de la productividad y de implementación de sus tareas diarias así como observando si se cumplen los plazos de entrega de sus respectivos trabajos.
  • Y la parte técnica, relacionada con que el trabajo en línea pueda sufrir algún tipo daño, sustracción o pérdida, cuya solución parte de contar con un software de antivirus adecuado y un sistema de backup que asegure la realización de copias de seguridad online.

Trabajadores remotos: backup online para mantener seguros los documentos

Hoy en día es muy sencillo trabajar remotamente con una organización compartiendo archivos y documentos gracias a la nube y espacios similares a los que cada empleado pueda acceder a través de diferentes dispositivos desde cualquier parte del mundo y en cualquier momento, las 24 horas del día los 365 días del año.

De cara a las empresas esto supone todo un beneficio ya que, además del ahorro en los mencionados gastos derivados de mantener una plantilla en unas oficinas, pueden mantener un proyecto o estrategia en marcha sin que influyan en exceso calendarios laborales y con mayor flexibilidad en horarios por parte de los trabajadores en el momento de entrega final de un proyecto.

Pero, como comentamos, la conexión permanente y acceso a los documentos y datos, en ocasiones de carácter privado, de las empresas también pueden poner en peligro que de ocurrir un fallo técnico o humano puedan perder todo el proyecto.

Problema importante si tenemos en cuenta que 9 de cada 10 empresas que sufren pérdidas de información terminan por cerrar. De ahí que sea fundamental contar con un sistema de backup online remoto con el que se aseguren que todos los documentos podrán ser recuperados ante cualquier circunstancia.

Como explican desde Normadat, empresa especializada en la realización de copias de seguridad, la gestión de sistemas de backup remotos es fundamental poder trabajar sin problemas desde dispositivos lejanos y asegurar un teletrabajo sin problemas.

Copias de seguridad, pero… ¿podemos fiarnos de los empleados?

Además de los fallos técnicos o ciberataques que puedan sufrir las empresas, la posibilidad de filtraciones internas de información al darle acceso a todos los teletrabajadores a documentación de alta importancia, se convierte en un problema de necesaria solución.

Sin lugar a dudas, trabajar en red ofrece muchas ventajas pero hay que evitar filtraciones. Para ellos, es primordial mantener determinadas parcelas fuera del alcance de la plantilla de trabajadores a través de sistemas de accesibilidad con claves que sólo permitan el manejo de dichos documentos a determinadas personas.

Por mucho que las empresas cuenten con un sistema de backup online, una filtración puede suponer el fin de un proyecto completo. Aunque se recuperen todos los datos con las copias de seguridad, la organización tendrá la duda permanente de si esta información ha llegado o no a manos de sus principales competidores, lo que supondría que sean conocedores de su estrategia y puedan copiarles o trabajar para poder atacarles.

Que cada miembro del equipo tenga acceso a aquellos archivos y documentos que necesite para llevar a cabo su trabajo no tiene que suponer que tengan acceso a todo. Debe preservarse la seguridad y acceso de determinadas informaciones y archivos a aquellos responsables de departamento y no mantener toda la documentación de libre acceso.

Samsung Galaxy Gear: el reloj del futuro

Los coches voladores aún no han llegado al mercado, todavía no tenemos a nuestro alcance mayordomos cibernéticos que nos saluden con voz metálica al llegar a casa… todos esos ingenios pertenecen al futuro, pero de todas formas no somos conscientes de la cantidad de gadgets revolucionarios con los que convivimos.

En este post vamos a hablar de las futuristas cualidades del Samsung Galaxy Gear: el reloj que imaginábamos para James Bond. Sí, sí… hemos dicho reloj, que no sólo de smartphones vive el gigante coreano.

En 2013 se lanzó la primera versión del smartwatch Gear: un reloj hiperconectado que funcionaba con el sistema operativo Android. La conectividad con el teléfono hacía que muchas de las funciones de este se extendieran a la propia muñeca. Ese smartphone era una versión menos actualizada del Galaxy Gear disponible ahora en el mercado

Samsung_Gear_Live_01

Hace menos de una semana se anunció la llegada al mercado la última versión de Gear, se trata de un dispositivo mucho más potente y versátil que aquel primer modelo.

La principal novedad es que a partir de ahora correrá con la versión para weareables de Android, la conocida como Android Wear, esto hace que las funciones clásicas de notificación (mensajes, mails, alertas de calendario…) y cuantificación (desde el tacómetro al ritmo cardiaco) ganen en profundidad con la integración de Google Now y sus tarjetas de información. Ahora podremos hablar al reloj, sólo con decir “Ok Google” responderá a nuestras preguntas. Obviamente no a todas, pero sí a las que pueda identificar, por ejempo “qué tiempo va a hacer mañana” o “cuando juega el Betis”

Pues así es, todavía no está disponible pero será mejor que estés atento a la página oficial de Samsung para enterarte del lanzamiento de  Gear en España.

Cuando nos queramos dar cuenta ya andaremos por la calle igual que el célebre Michael Night: hablando al reloj. Eso sí, el coche de Google todavía no está disponible, pero todo se andará… que están haciendo pruebas de coches que se conducen automáticamente.